Mosaico

 

A veces una sola imagen, una simple palabra o una nota musical tienen el poder de quebrarte. Estabas entero un segundo antes y, de pronto, se abre una puerta que habías cerrado. Y el pasado entra llevándoselo todo por delante, obliterando cerrojos, propósitos y excusas. Es asombrosa la facilidad con la que el corazón humano cambia. Para bien y para mal. Sigue adelante aunque tú no tengas fuerzas para hacerlo. Posee una existencia independiente de la tuya. Palpita y hace que el mundo siga girando. Te recompone en un mosaico de piezas rotas. Quebrado, pero vivo.

Photo credit: garamt via Foter.com / CC BY-NC-SA

 

Origen: Píldoras literarias