Noches de tormenta 

La tormenta lleva consigo su propio viento, emisario de dedos poderosos que agitan las hojas en las copas de los árboles. Después llega el susurro de la lluvia, que alivia la oscuridad con destellos de plata. Hasta que la voz del trueno resuena entre los recovecos del tiempo, con el eco de mil cielos antes poseídos por su negrura. Su portentoso avance va descargando miedos y sonrisas por los rostros de niños y ancianos, de suicidas y supersticiosos. Queda en suspenso la respiración de todos ellos mientras cuentan los eternos segundos hasta el siguiente rayo. Y cuando sus bramidos por fin se extinguen, dejan en nuestros sueños los rastros de otros mundos, de otras vidas. En noches de tormenta todo puede suceder.

Photo on <a href=”https://foter.com/”>Foter.com</a&gt;

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s