Viento

El deseo de permanecer en un corazón, en una memoria, puede ser tan irracional como inevitable. También lo es la angustiosa esperanza de que el azar te permita deslizarte furtivamente por los rincones de un sueño, a salvo de la tozuda voluntad de quien duerme. Aunque te transmutes en la sustancia del pensamiento, el anhelo de no desaparecer aún resuena como un eco entre tus secas venas y se camufla en tu sombra. Con cada vestigio tuyo que la brisa dispersa el tiempo deviene en una eternidad que suena a condena. Te conviertes en un fantasma sin pasado y la realidad soñada se resquebraja con un mero parpadeo. 

La nostalgia no es contagiosa ni la inspira un milagro. Se siente o no se siente. Tan aleatoria como el olvido, que tiene el poder de eliminar todo rastro de tu existencia si alguien desea borrar tu nombre hasta de labios del viento.

Photo on Foter.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s