Caminos

Cuántos caminos se cruzan en esta existencia sin que quienes los emprenden lleguen siquiera a saludarse, a compartir una mirada. A rozarse la piel. 

Los viajeros de esas otras rutas tan lejanas y cercanas a la vez no siempre se dan cuenta de tu presencia, aunque te escueza el alma de observarles, de esperar una sola palabra suya; aunque alargues, con temor, los dedos para sentir por un instante su calor. 

Cuántas estrellas fugaces perseguimos en busca de la felicidad, para hallarnos al final del sendero tan solos como al principio. 

Cuántas historias inconclusas, que pensábamos serían eternas, se evaporaron ante nuestros ojos dejando atrás un perfume que se resiste a desaparecer de la memoria.

Cuánta vida por vivir y cuánta ya vivida. 

Y aquí seguimos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s